Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Qué hacer si su hijo tiene una fractura: tratamiento con fijación externa

Cuando el hueso de su hijo está roto (quebrado), los extremos fracturados del hueso deben mantenerse juntos para que pueda sanar. La fijación externa es un método donde el hueso fracturado se fija en su lugar. Por lo general, no se utiliza para tratar fracturas en los niños. Pero podría utilizarse en el caso de fracturas graves que sean difíciles de curar con otros métodos. La fijación externa se aplica en una cirugía. Un cirujano ortopédico hará el procedimiento quirúrgico (un cirujano que se especializa en problemas de los huesos y las articulaciones). El cirujano hablará con usted sobre el procedimiento y contestará sus preguntas.

¿Qué es la fijación externa?

En una cirugía de fijación externa, se insertan clavos y tornillos metálicos en el hueso, a ambos lados de la fractura. Los tornillos sobresalen de la piel. Luego, se conecta una barra o vara metálica (fijador) con los clavos afuera del cuerpo. La fijación mantiene al hueso en la mejor posición para que sane. La fijación se retirará cuando los huesos hayan sanado lo suficiente como para mantenerse juntos.

Contorno de una pierna que muestra tornillos que atraviesan la piel hasta el fémur. Los tornillos están conectados al fijador externo afuera de la pierna. El fijador externo mantiene unido el hueso fracturado.
La fijación externa consiste en clavos colocados dentro del hueso y una barra en el exterior del cuerpo para mantener unido el hueso fracturado mientras se cura.

¿Cómo se coloca una fijación externa?

La cirugía para colocar una fijación externa se hace en el hospital. Esta es una descripción general de lo que puede esperar:

  • Le darán anestesia a su hijo. Es un medicamento para que su hijo no sienta dolor y duerma durante todo el procedimiento quirúrgico.

  • Los extremos de los huesos fracturados se mueven hasta alinearlos. Esto se llama reducción.

  • Se hacen incisiones pequeñas en la piel a ambos lados de la fractura. Por medio de estas incisiones, se insertan clavos o tornillos metálicos en el hueso a ambos lados de la fractura.

  • Se coloca una barra (fijador) afuera del cuerpo para sujetar los extremos de los clavos.

  • Probablemente su hijo deba permanecer en el hospital algunos días después de la cirugía. Antes de que le den de alta a su hijo, le enseñarán cómo cuidarlo en su casa.

  • Si la fractura es en la pierna, le pedirán a su hijo que no coloque todo el peso sobre ella. Esto significa que deberá usar muletas o un andador para caminar.

¿Cuándo se retira la fijación externa?

Por lo general, pueden pasar varios meses hasta que una fractura sane. Le retirarán la fijación cuando el cirujano determine que la fractura sanó. Esto suele realizarse en el consultorio del proveedor de atención médica.

¿Cuáles son los riesgos y las complicaciones posibles de la fijación externa?

  • Infección en la zona donde los clavos atraviesan la piel (común)

  • Soldadura incompleta de la fractura

  • Fractura repetida antes de que se retire la fijación

¿Cómo se cuida la fijación externa?

  • Siga todas las instrucciones que le hayan dado para el cuidado del niño.

  • No permita que su hijo, sus hermanos o amigos toquen ni jueguen con la barra o los clavos.

  • Limpie con cuidado alrededor de los clavos. Esté atento a cualquier indicio de infección (dolor, hinchazón, enrojecimiento, pus o líquido blanquecino, sensación de calor alrededor de los clavos o escalofríos).

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame de inmediato al proveedor de atención médica o al cirujano si su hijo presenta cualquiera de estos síntomas mientras tenga la fijación o después de que se la retiren:

  • Fiebre (consulte "La fiebre y los niños", a continuación)

  • Escalofríos

  • Confusión inusual o mucha irritabilidad 

  • Convulsiones

  • Calor, enrojecimiento, hinchazón o supuración en la piel alrededor de los clavos

  • Aumento del dolor

  • Hormigueo, entumecimiento o hinchazón de la pierna

  • Problemas con el fijador

  • Incapacidad de cargar peso sobre la pierna lesionada luego de retirar la fijación

  • Cualquier supuración en la piel o que salga por las piezas

  • Ampollas

  • Menor capacidad de mover la extremidad después del procedimiento quirúrgico

  • Mal olor proveniente del dispositivo o la incisión en la piel

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Hay termómetros digitales de distintos tipos y para usos diferentes. Por ejemplo:

  • En el recto (rectal). En los niños de menos de 3 años, la temperatura rectal es la más precisa.

  • En la frente (lóbulo temporal). Sirve para niños de 3 meses en adelante. Si un niño de menos de 3 meses tiene signos de estar enfermo, este tipo de termómetro se puede usar para una primera medición. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En el oído (timpánica). La temperatura en el oído es precisa a partir de los 6 meses de edad, no antes.

  • En la axila (axilar). Este es el método menos confiable, pero se puede usar para una primera medición a fin de revisar a un niño de cualquier edad que tiene signos de estar enfermo. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En la boca (oral). No use el termómetro en la boca de su hijo hasta que tenga al menos 4 años.

Use el termómetro rectal con cuidado. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Colóquelo con cuidado. Etiquételo y asegúrese de no usarlo en la boca. Podría transmitir gérmenes de las heces. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, pregunte al proveedor de atención médica qué otro tipo puede usar. Cuando hable con el proveedor de atención médica sobre la fiebre de su hijo, infórmele qué tipo de termómetro usó.

A continuación, encontrará valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes. Siga las instrucciones específicas que le dé su proveedor.

Medición de temperatura en un bebé menor de 3 meses:

  • En primer lugar, pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100.4 ºF (38 ºC) o más alta

  • En la axila: 99 ºF (37.2 ºC) o más alta

Medición de temperatura en un niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 ºF (38.9 ºC) o más alta

  • En la axila: 101 ºF (38.3 ºC) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o más en niños de cualquier edad

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior en un bebé de menos de 3 meses

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.